LG G5 todo cambia para mejor

0
762

LG era consciente de que desde su icónico G3 tenía (¿la sigue teniendo?) la mejor cámara del mercado, la característica más valorada ahora mismo por los usuarios dispuestos a gastarse 700 euros en un móvil. Así que cuando se planteó renovar su gama premium sabía que debía hacer algo disruptivo. El LG G5 rompe completamente con su antecesor, no solo en diseño, sino en concepto. Rescatando una idea que tanto Apple como Google (en sus Nexus) han planteado pero no se han atrevido a llevar a la práctica, LG apuesta por un diseño modular, en el que el móvil se transforma en una cámara o en un aparato de sonido de alta definición Hi-Fi, con módulos que se introducen por una ranura. La idea es genial pero tiene sus inconvenientes físicos de los que luego hablaremos. La otra característica a simple vista que más llama la atención cuando lo sacas de la caja es el diseño compacto y metálico, abandonando el estilo hipsters de anteriores versiones, en el que el plástico y el cuero te hacían pensar si lo que tenías delante verdaderamente pertenecía a la misma categoría que los iPhone o los Galaxy.

Captura de pantalla 2016-05-03 a las 16.09.44

Magic Slot

La ranura mágica (Magic Slot) es el invento más vistoso del LG G5. Situada en la parte inferior del terminal, a través de la misma se puede insertar el recambio de la batería o los módulos, para convertirlo en una cámara semiprofesional (Cam Plus) o un aparato de audio de alta definición (Hi-Fi Plus), que se venden aparte.

La ventaja es innegable, al menos en lo que se refiere a la batería, uno de los puntos débiles de los móviles de LG que se consumen casi solo con encender la pantalla como le ocurría al G3. En el G5 se puede sacar y meter una batería de recambio, que cuesta 50 euros, sin necesidad de desarmar todo el teléfono o romperte las uñas para quitar la la tapa. Y muchos usuarios se conforman con que no se les funda el móvil durante el día o con no tener que volverse loco buscando un enchufe en la cafetería o el aeropuerto. Si es eso lo que se pretende, el LG G5 es su móvil porque además incorpora una carga rápida mejorada (Qualcomm Quick Charge 3.0), un 30% más rápida que la que se integraba el LG G4.

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta